UN SHOWROOM HECHO DE VENTANAS RECICLADAS…

This slideshow requires JavaScript.

Situado en Trondheim, Noruega, el Showroom Rake, ha sido diseñado y construido por una treintena de estudiantes de las escuelas de arquitectura de Trondheim. El resultado, un pabellón con un sorprendente diseño dinámico, divertido y funcional. Una opción inteligente en el diseño sostenible.

El Showroom Rake es una instalación de arte interactivo, Lúdico e imaginativo, que plantea la discusión sobre el tema del diseño eco-amigable y demuestra que los materiales reciclados pueden ser un medio válido de construcción.

Se presenta con una gran variedad de ventanas de formas y tamaños diferentes, recogidas de una obra de demolición cercana. Agrupadas, estas ventanas forman las fachadas del estudio, como complemento de un techo formado por las puertas. El espacio cúbico es visualmente fascinante, haciendo hincapié en la escala y proporción.

Una gran mayoría de los materiales utilizados en la construcción de la sala, procedía de un edificio de oficinas cercano y listo para su demolición. Esto revela el tema y el principio rector que está detrás del proyecto: Reutilización. Reutilización en el uso de materiales antiguos, pero no menos importantes, cuando se reutilizan en obras nuevas, permitiendo así que el proceso continúe.

A través de este proyecto, los estudiantes querían contribuir a la escena cultural de Trondheim y demostrar que la reutilización de los materiales, puede dar lugar a una construcción que agrada tanto en inspiración como en estética. La sala de exposiciones está a cargo de artistas locales

http://ecoexpoonline.com

 

EL PRIMER EDIFICIO-INVERNADERO DEL MUNDO…

This slideshow requires JavaScript.

Suecia construye el primer edificio-invernadero del mundo instalado en una ciudad.

La idea de invernadero vertical en una ciudad no es nueva, sin embargo ésta, es la primera vez que se materializa en un proyecto real. El Plantagon Greenhouse es un edificio que ya se está comenzando a construir en Suecia y va a convertirse en el primer edificio-invernadero del mundo instalado dentro de una ciudad.

El proyecto de este invernadero vertical ha sido desarrollado en colaboración con Sweco y otros socios. La idea es crear un invernadero vertical dentro de los espacios de la ciudad, construyendo hacia arriba para minimizar los requisitos de espacio y aprovechando el exceso de calor, energía y de CO2 que se produce en las ciudades. El proyecto es un intento futurista para proporcionar una solución más limpia en las zonas urbanas degradadas, al mismo tiempo que suministrar alimentos para la creciente población urbana.

El modelo elegido es el de una torre con forma de tronco de cono (Plantascraper) que utiliza una rampa patentada con forma de hélice que reduce la demanda de iluminación natural de las plantas. Las macetas en las que están las verduras van sobre tres cintas transportadoras paralelas (situadas en la fachada acristalada) con el objetivo de que éstas roten, garantizando de esta manera que estén iluminadas desde todos los ángulos.

La solución integrada que utiliza esta original manera de producir alimentos ecológicos se llama PlantaSymbioSystem, y se basa en la producción de fertilizantes orgánicos, recuperación y reciclaje del agua, aplicación de energía geotérmica, eólica, solar, y en el biogás obtenido a partir de ciertos residuos municipales.

http://plantagon.com/

EL BOSQUE DE STARBUCKS…

This slideshow requires JavaScript.

Descubrimos el sorprendente diseño de un establecimiento de Starbucks realizado en Japón, en la ciudad de Fukuoka. Situado en el camino hacia uno de los templos milenarios del país, su diseñador quiso que el local armonizase perfectamente con el entorno y el monumento próximo, que no pareciera fuera de lugar. Un ejemplo de adaptación de la imagen de una cadena, que se caracteriza por la absoluta estandarización en el diseño de sus locales, que los hace indiferenciables, y que en este caso por el contrario se personaliza para aproximarse a la peculiaridad del entorno en que se ubica.

Situado en el camino de acceso al milenario templo de Dazaifu Tenmagu, la búsqueda de la máxima integración en un entorno dominado por edificios tradicionales japoneses de 1 ó 2 plantas, llevó al estudio de diseño de Kengo Kuma a buscar esta solución. La madera como elemento de construcción tradicional es el elemento básico para el diseño de un establecimiento que parece inspirado en una carpintería tradicional, con un total de 2.000 piezas de madera, en bastones de 1,3 a 4 ms. de longitud y 6 cms. de sección. Los bastones aparecen suspendidos y entrecruzados en el techo y las paredes, configurando lo que parece un nido de pájaro hecho de palitos, o las ramas de un tupido bosque. De esta forma el arquitecto parece querer sugerir que este establecimiento de Starbucks se encuentra enclavado en un bosque o un árbol.

Además de los aspectos relacionados con el diseño, otra de las ventajas de la utilización de estos bastones de madera como base del diseño es que son perfectamente reciclables y reutilizables: se puede desmontar la instalación, y volver a montarla en cualquier otro lado.

Kengo Kuma: http://kkaa.co.jp/

UN HOTEL CÁPSULA FLOTANTE

Hemos llegado a un punto en el que el lujo ya no se valora por la ostentosidad y el elevado precio de las cosas materiales. Hoy en día el lujo, se mide por cómo de experiencial sea aquello que estás viviendo. Por eso, para muchos ya no importa dormir en un hotel con todos los servicios y comodidadas que también podría tener en casa, sino que lo memorable está en la experiencia que vives en ese hotel. Este concepto es el que seguro que experimentas en The Hague, en un hotel cápsula flotante.

Se trata de Capsule Hotel, un establecimiento que te ofrece dormir dentro unas balsas sacadas de una plataforma petrolífera para instalarlas en el río en el bulevar de Scheveningen de The Hague en Holanda. En este caso, Capsule Hotel, además de ser eco-friendly por la reutilización de estas balsas de plataformas petrolíferas en desuso construidas el año 1972, te ofrece la posibilidad de dormir de una forma especial, sin modificar ningún detalle del interior, simplemente, añadiendo un aseo en el interior para emergencias. Sin embargo, aunque es cierto que no está hecho para claustrofóbicos, parece un lugar confortable para los tres huéspedes que caben en su interior.

La verdad es que pasar la noche en esta cápsula resulta asequible, 60 euros por persona. Su propietario, Denis Oudendijk, que empezó el proyecto el 2044, está pensando en expandirse a otras localidades como Amsterdam o Nantes, así que ya sabéis, si lo que queréis es pasar una noche distinta para recordarla toda la vida, este hotel cápsula puede ser una opción. Eso sí, nadie te asegura que tengas un plácido y cómodo sueño durante esa noche.